Cenita japonesa casera. Aprendiendo a hacer sushi, maki, nigiri y california roll

Cenita japonesa casera. Aprendiendo a hacer sushi, maki, nigiri y california roll

¡Hola, familia! Hoy vengo a contaros algo que me hace ilusión. Al principio del verano, me propuse dos retos culinarios: el tartar de atún rojo y el sushi en tres de sus variedades: Maki, Nigiri y California Roll.
A los diferentes tipos de tartar, excepto al de carne (que aún no lo he intentado) les he cogido el punto ¡Una cosa menos! Ahora tocaba aprender a hacer sushi.

Mis niñas bonitas, Nerea y Kristel, me regalaron, en mi cumpleaños, todos los cachibaches necesarios para ponerme manos a la obra y, los ingredientes más difíciles de encontrar (aunque en Granada hay mil sitios para ello) los compré a través de internet; concretamente, a un portal muy interesante que se llama Planeta Huerto.

En cuanto recibí el pedido, me lancé. Lo curioso es que después de leer bastantes recetas y hablar con unas cuantas personas que, supuestamente, dominaban la disciplina, aprendí a hacer sushi con un video-tutorial de YouTube que dura exactamente, 11.19 minutos aunque, como no me gusta hacer chapuzas, me aseguré de que todos los ingredientes usados fueran los propios.  Fue una experiencia guapísima ¡Otro reto superado! La textura del arroz me salió de lujo e incluso, supe enrollar las algas perfectamente y combinar los ingredientes súper bien aunque, como todas las primeras veces, cometí fallos. Exactamente dos: abusar un poquito del wasabi ¡Y es que me gusta demasiado! y quedarme un poco corta de arroz en los California Roll aunque ¡Estaban deliciosos! Las semillas de sésamo le dan un toque único al salmón, el aguacate y las alcaparras.

Sushi Dominique B

Hice Maki de cangrejo, zanahoria y aguacate,  de tortilla, huevas y boquerones en vinagre y de salmón con huevas y aguacate.

Maki sushi

Sólo preparé seis nigiri, dos por cabeza, y todos fueron de salmón.

Para tomar algo caliente, hice unas láminas de atún a la plancha con un toque estragón y una pizca de pimienta. Todo aderezado con wasabi y salsa de soja ¡Of course!

Sushi casero

Las juezas de mi nuevo experimiento gastronómico fueron Alev (que trajo un vino blanco riquísimo – Corpus del Muni) y mi tita Mari Charo que se atrevió a echarme una mano y, como la fantástica cocinera que es, sé que incluso, aprendió a hacerlo.

 Vino blanco Corpus de Muni

El último en unirse a una velada de chicas, comida rica y conversaciones interesantes sobre el mundo de las flores más exclusivas fue, por supuesto, Berberana, un tinto joven, tan rico como económico que está a punto de convertirse en el rey de mi casa y si no, que le pregunten a Marilo y Evelyne ¡Ellas lo saben!

Berberana Tempranillo y Tapas

Lo dicho. Súper contenta por haber aprendido a hacer una cosa más que, por cierto, me súper encanta. Y es que comer sushi rico en la calle, es difícil sin gastarse un dineral porque suele ser un plato bastante caro y no es fácil encontrar sitios donde lo preparen rico, de verdad. A partir de ahora, podremos tomarlo en casa, con la música que nos gusta, la compañía que elijamos y sin gastar casi nada.

P.D. La banda sonora la puso un volúmen de Música para flotar con tacones que aún no ha sido publicado. Es lo que tienen estas reuniones privadas… 😉

¡Que os vaya bonito! 😉

No Comments

Post a Comment