Cincuenta Sombras Febriles

Cincuenta Sombras Febriles

No se me ocurre mejor manera de empezar este artículo que usar  el clásico de Peggy Lee, ‘Fever

[youtube http://www.youtube.com/watch?v=JGb5IweiYG8]

La trilogía ‘Cincuenta Sombras’ de E. L. James es una fiebre hiper-contagiosa y, por lo visto, las féminas de más cuarenta países tenemos las defensas bastante bajas. ¿Motivos? Hay opiniones y teorías para aburrir pero, como estoy en mi blog, me voy a limitar a dar la mía.

Es ciencia ficción. Una chica de 21 años que sigue siendo virgen, lo siento pero, ni realidad, ni actualidad ¡Perdona! ¿Un tipo de veintitantos que gana 100.000$ a la hora? y además, es guapo, solidario y una bomba en la cama ¡Venga ya! Pero, espera, que hay más… Resulta que el bombón multimillonario es sadomasoquista ¡Es un amo en busca de sumisa! Le gusta el sexo duro, sucio, pervertido… ¿Y se va con una virgen que sabe a vainilla? ¡Pero bueno! Lo mejor viene ahora: ¡Se enamora de ella y se vuelve un romántico que practica sexo light! ¡Ahora le gusta hacer el amor! ¿Muy creíble, verdad?

Hay cosas que me sacan de mis casillas y las voy a contar aunque, voy a empezar diciendo que ayer, a las 3 de la madrugada, terminé la trilogía y que, cada volúmen tiene más de 400 páginas. Voy a decír también que, mi paciencia con los libros es bastante escasa y que, si hacia la página veinte no me ha dicho nada, corto y cuelgo. Paso. Hay demasiados libros buenos; tantos que aunque no parara de leer ni un sólo segundo, una vida no sería suficiente para poder leerlos todos, por tanto, no voy a perder el tiempo en un título incapaz de transmitirme nada en veinte páginas. Con esto quiero apuntar que, si me he tragado las más 1.200 páginas que tienen las ‘Cincuenta Sombras’, es por algo…

La historia es curiosa y engancha pero, está ridículamente mal escrita. Podemos pensar también que, dado el ‘boom’ que hubo en Estados Unidos, en España, quisieron traducirlo tan rápido, tan rápido, que ni siquiera lo corrigieron y Grijalbo lo lanzó, de un día para otro, como buenamente pudo, para subirse al carro del ‘fenómeno editorial del año‘ cuanto antes. ¡Vale!

The New York Times hace una descripción acertada: «Una novela erótica descrita como “un Crepúsculo para adultas”» y el Daily News añade que su éxito reside en «La combinación de historia romántica y juego erótico de alto voltaje»  aunque, lo del ‘alto voltaje’ habría que discutirlo. ¿Habéis leído a Sade o ‘La máquina de follar’ de Bukowski? ¡Eso sí es alto voltaje! Divamoms.com (que traducido al español sería algo como ‘madres divas’) dice que «Leer este libro te hace sentir sexy otra vez. Una novela que está volviendo a encender el fuego de muchos matrimonios.» ¡Vale! Hasta ahí llego pero, como decía, hay cosas que me sacan de mis casillas y las voy a contar (dentro de un ratito…)

Me gusta leer. Me gusta mucho leer y me gusta leer mucho. Comentar lo que leemos es divertido pero, es difícil. Por eso, las Cincuenta Sombras han conseguido cautivarme. Lo confieso. ¡Tenía ganas de leer un libro y comentarlo con mucha gente! y esas cosas, amigos y amigas, sólo pasan con los best-sellers.

Mi amiga Albania fue la primera en hablarme de ‘la fiebre’: “Leeteló. Te va a gustar. Se pasan chingando desde la primera página hasta el final” ¿Perdona? ¡Vale! A ver de qué va esto…

Irene, una amiga que es anestesista en Barcelona, me cuenta que en la sala que tienen para descansar en el hospital, siempre hay 3 ó 4 ejemplares de ‘la fiebre’ y que sus compañeras andan como locas, salidas perdidas y buscando, a través de sus dispositivos móviles, qué narices será el bondage, el BDSM, o el fisting, entre otros términos del mundillo de las prácticas sexuales no convencionales …

Sólo conozco a un hombre que lo ha leído y ese es Álvaro Iranzo. ¡No podía ser otro! Un tipo sin prejuicios, autor del blog Al final de la barra, hay sitio… y que, en Twitter se describe así:

@alvaroIranzo  Amante de la ginebra, del ron y del Chester. Muy fan de las mujeres con zapatos de tacón de aguja. Ah! Y a veces escribo y canto, pero es secundario.

Álvaro dice que entró al trapo porque las tías no paraban de hablarle del dichoso librito y decidió comprobar si, de verdad, la fiebre era para tanto. ¡Desde luego que no! Me confirma, antes de que yo empezara a leerlo, que se trata de un libro escrito por y para mujeres. “Si buscas un librazo, leeté otro” ¡No le hice caso! aunque tampoco me arrepiento pero, tengo que darle la razón. ¿Entretenido? ¡Sí! En eso también estamos de acuerdo.

Rocío Jiménez es una de mis amigas más lectoras. No me hizo falta hablar con ella para saber que había entrado en la espiral de la fiebre. También se ha leído Crepúsculo… 🙁  En cuanto a las 50 Sombras coincidimos bastante: una historia curiosa, divertida y terriblemente mal escrita. La cantidad de veces que la autora abusa de las mismas expresiones pone nerviosa a Rocío. A mí, lo que más me molesta es la forma tan irreal que tienen muchos de los diálogos que ofrece la novela. Esa forma de decir “¡Oh, Christian!”, “Tomame ahora” o la manía de hablarse de usted ¿Eso qué es? Se pasan el día guarreando pero, son incapaces de tutearse… Surrealista… ¿Morbo? ¡Puede! Cada uno tiene sus preferencias sexuales y se excita con cosas diferentes pero, por favor… ¿Hablarle de usted a su pareja?

Lo realmente divertido es observar las reacciones de aquellas personas a las que yo misma he contagiado la fiebre y que, por tanto, la han empezado a leer después. Es el caso de Nerea, Mariam y Kristel que, aunque empezó la última, ha conseguido adelantar a las otras dos en un tiempo récord. ¡Chicas, a ponerse las pilas!

Kristel habla de Christian, el protagonista, como si fuera suyo. ¡Me parto con ella! Está totalmente enganchada ¡Lo suyo es fiebre alta! y me recuerda a una crítica publicada por La cama de Pandora, el blog de Pandora Rebato en elmundo.es

« Mi último amante, el que me tiene despierta hasta las mil y permanentemente excitada es… un libro.»

Un libro que está dividido en tres volúmenes que pierden fuerza cuando avanzan. Primero llega ‘Cincuenta Sombras de Grey‘, una introducción que nos presenta a los personajes: una estudiante de literatura – que sigue virgen a los 21 – y un magnate asquerosamente rico y deliciosamente sexy aficionado al BDSM. Nos sitúa en un contexto de tiempo y espacio: ahora y en Seatle (USA) y nos explica un poco de qué va la historia: cómo se conocen los personajes principales, Anastasia Steele (que narra el cuento chino en primera persona) y Christian Grey. Una vez ubicados ¡Empieza el sexo! y Albania llevaba razón: “no paran de chingar hasta la última página” donde, por fin, pasa algo porque de no ser así, no sé quién se leería el segundo libro. Os prometo que yo, no.

El segundo volúmen, ‘Cincuenta Sombras más oscuras’, es un auténtico pastelazo que tiene algo de trama en su última mitad. Lo que antes era un sadomasoquísta rico y sexy intentando enseñar a una veinteañera virgen las normas de su juego, ahora es amor, cada vez más light y tradicional, con una línea dramática casi inexistente hasta la página 200. Resulta empalagoso hasta que, por fin, vuelve a pasar algo. Entonces, empiezas a leer rápido ¡Quieres saber más! Acaba de una forma excitante, con intriga … ¡Vamos a por la tercera parte! Ya que hemos llegado hasta aquí… ¡Terminemos lo que hemos empezado!

Cincuenta Sombras liberadas‘ es el tercer y último volúmen de ‘la trilogía de la que habla todo el mundo’. Si la segunda parte era un pastelazo (de crema), la tercera es un súper pastelazo (de merengue). El amor ya no es amor ¡Es veneración máxima! Dependencia agobiante, viajes y regalos de altísimo nivel que ponen los dientes largo a cualquiera y bueno, sí, a veces pasan cosas interesantes entre polvo y polvo. Cosas que me servían como argumento (hacia mí misma) para acabar lo que empecé.

Cuando llegué al final me dio la sensación de que E.L. James no supo muy bien qué hacer con los dos pastelitos. Tiene un final insulso, soso, vacío que, después de tanto calentón, me hizo sentir como un cubito de hielo. ¡Esperaba un orgasmo y no llegó! ¿Picnics con manteles de cuadros, florecillas silvestres y críos correteando alrededor? ¿Traumas infantiles? ¡Qué va! ¿Cómo puede tener un final así?

Como he avisado, hay cosas que me sacan de mis casillas y ahora, sí que voy a contarlas:

1616 Books es una librería de Salobreña (Granada) que recomiendo a todo el mundo. Antonio, el librero, es una de esas personas que disfruta con su trabajo y sabe contagiar su actitud a la perfección; se mete en todos los fregados, no para de organizar actividades relacionadas con la literatura, de recomendar libros, a través de su página de Facebook, de una forma tan exquisita que siempre dan ganas de leerlos; vende las últimas novedades y también, libros de segunda mano, en diferentes idiomas. Antonio, ha leído tanto, que siempre tiene mil opciones que sugerir a cualquiera de sus clientes, tengan el gusto literario que tengan, para que puedan salir de su librería con un ejemplar que reúna las características que andaban buscando aunque, a veces, no vayan buscando nada…

Hace un par de semanas, recibí una invitación, a través de Facebook, para acudir a un ‘Encuentro de lectoras de Cincuenta Sombras’ en la librería de Antonio. La idea me gustó además de sorprenderme.  No se trataba de un encuentro al uso. Una portavoz de La Maleta Roja dinamizaría el encuentro presentando y explicando algunos de los juguetes que supuestamente, Christian Grey y Anastasia Steele, señalaban como sus favoritos en distintos momentos de la trilogía.

Lié a dos amigas y allá que nos fuimos. Cuando llegamos a la librería, había un biombo al fondo y detrás, un pequeño reservado con una gran mesa llena de juguetes sexuales y libros eróticos, algunos, con buena pinta. Había además, unas cuantas sillas yun  grupo de chicas que aparentemente, tenían al rededor de 35 años. La mujer de Antonio, el librero, estaba también y éste, se quedó fuera del área que abarcaba el biombo, leyéndole cuentos a su hija de pocos años, no apta para aquel encuentro femenino.

No voy a describir el aspecto de la conductora del TupperSex, es inoportuno pero, lo que sí me cayó como un jarro de agua fría fue su discurso y el criterio aplicado a la hora de seleccionar los artículos relacionados con el libro que nos había reunido y que, en cuestión de diez minutos averigüé que era lo único que tenía en común con las allí presentes.

Mujeres casadas que se escandalizan a la primera de cambio y una maestra de ceremonias que recomienda plumas para hacer cosquillas, esposas de peluche y diferentes sustancias líquidas de varias texturas y sabores cuyo cometido es camuflar por completo el aroma de cualquier fluido corporal durante las relaciones sexuales. Hablaba también, de cremas y microgotas que aumentan el apetito sexual masculino y femenino y, el producto estrella fue una especie de huevo de silicona con estrías en su interior que, si se huntaban correctamente con lubricante, harían de las masturbaciones a sus maridos, una experiencia multisensorial, sorprendente e inolvidable. Lo ideal sería, según comentaba la chamana, usar un antifaz como complemento (que también vendía ella) para tapar los ojos al marido impidiendo que éste sea consciente de lo que vamos a usar para volverlo loco.

Me enfadan los discursos machistas que salen de la boca de una mujer y me enfada que de diez mujeres y cincuenta artículos, siete compren algo que sirve sólo y exclusivamente para el placer de sus parejas y se olviden hasta el punto de asimilar, de que ellas también existen. Me enfada que chicas de veintipocos, aparenten, por su imagen, treinta y tantos, que dejen de arreglarse para ir a los sitios y que tengan que tomar líquidos para aumentar su líbido.

Me hubiera encantado que Antonio interviniera más en aquella reunión tan ‘femenina’ (en el peor de los sentidos) y que la maestra de ceremonias tuviera una mentalidad de la época en la que vive pero, pasé un rato genial con las dos amigas que me acompañaron. Al final, cogí al librero por banda y me regaló una conversación sobre novela negra con la recomendación de cuatro libros incluída.

Salí de la librería y me fui de vinos y a comentar la jugada con las amigas que habían asistido al evento que recibí por Facebook y los reyes magos de oriente, me trajeron, al cabo de los días, las cuatro novelas negras que me recomendó Antonio. ¡Ya me estoy acabando la primera!  Es mucho más buena que las Cincuenta Sombras y hablaremos pronto de ella 😉

5 Comments
  • Rocio

    enero 17, 2013 at 12:46 am Responder

    Yo los dos primeros me los lei en nada, mas bien por la curiosidad y porque en cierta medida si me engancho algo…y el tercero lo empece y lo tengo al lado de mi cama y cuabdo llego pata dormir…se queda donde esta, asi que o le hecho valor e intento terminarlo o directamente cojo otro y paso… jejeje dices que me he leido crepusculo tia..¡ me encantan los libros de fantasia! gran frikie de ellos…jejjee lo has bordao como siempre con esa chispa que escribes!! Un abrazo amiga

  • Antonio Fuentes Casas

    enero 17, 2013 at 10:46 am Responder

    Lo mejor que he leído sobre el fenómeno de 50 Sombras. Acertadísimo diagnóstico sobre las causas de esta fiebre. Me encanta la descripción del encuentro en la librería, no puede ser más cierto, la “chamana” (me encanta el término) empezó hablando de la liberación sexual de la mujer y su papel protagonista a la hora de recibir placer y acabó vendiendo huevos para masturbar maridos. Incluso dudo que se hubiera leído la trilogía aunque ella me asegurara que si. Buscaremos la ocasión de organizar algo más literario. ¡Enhorabuena!

  • Elisilla María García González

    enero 17, 2013 at 1:52 pm Responder

    Estoy de acuerdo con absolutamente todo lo que has escrito aquí! Yo no soy nunca de leerme este tipo de libros que se lee todo el mundo, pero oye, la curiosidad mató al gato, y he de reconocer que la historia engancha, y es atípica. No obstante, no se los recomendaría a nadie que vaya buscando buena literatura. El boom que estamos viviendo no es para nada merecido…Lo único que hace que esta trilogía sea algo diferente es claramente el sado. Cuál fue mi sorpresa cuándo el otro día mientras buscaba un libro en una librería de Granada me encontré lo siguiente: http://www.planetadelibros.com/el-kamasutra-de-grey-libro-90559.html o_o me quedé ojiplática , y me pregunté hasta dónde serán capaces de llegar…
    Finalmente, me decanté por un libro de literatura negra de un escritor europeo, y que de momento me está pareciendo muy interesante, y si quieres, estaré encantada de recomendártelo. Me encanta tu Blog, Domi! Un besito desde el mismo pueblo que el tuyo.

  • Mariam

    enero 17, 2013 at 3:04 pm Responder

    Rocío yo estoy igual que tu, me leí los dos primeros con muchas ganas y el tercero ahi lo tengo apalancado,¡¡¡ vaya pastelazo!!!!.
    Domi yo no hubiera descrito mejor el contenido,¡ qué bien te expresas!.El primer libro empieza fuerte, pero a medida que avanza la trilogía pierde toda emoción, para convertirse en una historia light y monótona.
    A parte de esto, encontramos otros muchos aspectos discutibles, como ese amor tan posesivo que se describe, no sé cómo acabará el tercer libro pero eso no es bueno para nadie, y todos los aspectos surrealistas que comenta Domi…
    En mi opinión, ¡¡ a estos libros les hacen falta chicha!!

Post a Comment