Con un par

Con un par

Hace tiempo que no hablo de libros. Últimamente tengo el papel un poco olvidado y eso me molesta. Me gusta pasar las páginas, tocarlas e incluso, olerlas aunque, mi manía preferida es subrayar frases e ideas que llaman mi atención. Normalmente, cuando escribo sobre algún libro es porque antes lo he leído. El caso de hoy es especial. Me tiro a la piscina porque confío a ciegas.

Cuando le concedieron a Comunica o Muere el distintivo rosa de los Liebster Awards, Carla de www.lemonspink.com me preguntaba sobre las cosas que me motivan a la hora de ponerme a redactar un post para mi blog y, sin duda, una de las razones que más me hacen disfrutar cuando escribo es el hecho de facilitar a mis lectores la tarea de descubrir a gente que realmente merece la pena porque hace cosas interesantes, porque se lo curra y porque aporta cosas positivas a este mundo que tanto necesita mejorar. Lo llamativo del asunto es que además, esa gente lo hace, casi siempre, sin esperar nada a cambio. Por amor al arte y, solo por eso, ya merecen mi respeto y admiración.

Mi amigo, Carlos J. Navarro ha participado en uno de esos proyectos que enamoran a primera vista. Es un libro de 68 páginas, titulado ‘Con un par’. Una iniciativa tan modesta como cuidada pues, solo hay 200 ejemplares de la criatura a la venta. Hasta el nombre de la editorial es de mi agrado: Publications for pleasure. Y, si hablamos de la idea que mueve todo el barco, ni os cuento. Bueno, sí. Son Diez palabras al azar, dos escritores que las convierten en cuentos y un ilustrador, Abel Jiménez, para enfrentarse a ellos, con un par.

El precio tampoco es un impedimento. Solo cuesta 12€ y estoy segura de que hay pocas formas de invertir esa cantidad en algo que merezca más la pena. Si quieres, puedes pedirlo, aquí.

Carlos J. Navarro vive en Barcelona por cuestiones laborales y por el gran amor que le tiene a la ciudad de Gaudí, pero él es de Granada y, desde que era un crío, veranea en Salobreña. Es grande, por dentro y por fuera. De esa clase de personas que apetece abrazar desde que las ves y, cuando mantienes conversaciones con él, por mucho que te guste hablar, preferirás quedarte callado y escuchar. Lo veo poco. Mucho menos de lo que me gustaría pero, las veces que coincidimos y hablamos, me inyecta un chute de energía positiva y unas ganas exquisitas de hacer cosas creativas, sin parar. Tiene mucho que aportar y no titubea a la hora de hacerlo. Sabe explicarse y llevarte a su terreno. Es un tío claro. A veces, incluso, se pasa de directo. Cuando se expresa, lo hace de la mejor forma: ‘Con un par’ y sin cortarse un pelo ¡Así, sí!

Quiero ese libro, pero lo quiero firmado y, aunque me haría ilusión abrir un día mi buzón y encontrarlo con una dedicatoria que seguro me sorprendería, prefiero asistir a una presentación en toda regla. Una presentación chula; como las que organiza Antonio Fuentes en su librería internacional 1616 Books. Mi librería favorita y el mejor librero que conozco. Me encantaría ver a Carlos J. Navarro, con sus colegas, presentando su libro aquí, en Salobreña. Con la librería llena de toda la gente que lo quiere y admira, escuchando sus anécdotas y algunos de sus cuentos. Con una fila de gente esperando una firma suya y con unas cervezas fresquitas con sus tapas, después. Para comentar la jugada. Para presumir de amigo artista. Para contagiar creatividad y ganas allá donde vayamos. Para regalarle el merecidísimo placer de ser profeta en su tierra.

¿Sería posible, Antonio?

1 Comment

Post a Comment