Garabatos Digitales y Solidarios en una Bóveda del S. XVI

Garabatos Digitales y Solidarios en una Bóveda del S. XVI

Desde que era una niña, alucinaba viendo a mi padre hacer garabatos. A veces, usaba un bloc gigante de papel ‘gvarro’ y ceras de colores, rotuladores más o menos gruesos, lápices y hasta bolígrafos bics. En otras ocasiones, cuando la inspiración llegaba sin avisar (y una cerveza en las manos) se expresaba sobre esos manteles de papel tan típicos de los bares de tapas que cubren sus suelos con alfombras de servilletas sucias hechas ‘pelotillas’ (las odiaba) pero, lo que más me sorprendía era siempre la agilidad de su muñeca a la hora de dibujar con una soltura literalmente mágica… Y el gesto de su cara indicaba que lo estaba disfrutando y que regañarle por ‘manchar’ un mantel que no era suyo no sólo sería inútil sino cruel y sin sentido; sus dibujos manchaban mucho menos que los goterones de aceite que resbalaban a su alrededor…

El arte plástico nunca fue lo mío y él lo tuvo claro desde que empecé a garabatear. Decía que mis ‘obras’ parecían pelos enredados y aunque entonces no aceptara bien las críticas, hoy sé que no podía tener más razón… ¡Cómo me fastidia no haber heredado la agilidad de su muñeca! Sigo haciendo muñecos que parecen recortados de una partida de ahorcado…

¡Cuánto papel se ha derrochado antes de la existencia de las pantallas táctiles! Me gusta compararlas con pliegos de papel infinitos, suaves, brillantes y gustosos… Cuando Colin Bertholet, mi señor padre, descubrió el concepto ‘smartphone’ y concretamente, el modelo ‘Samsung Galaxy Note’ hubo un antes y después no sólo en casa, ¡En nuestras vidas! Puedo, incluso, atreverme a decír que desde entonces, los árboles respiran más tranquilos que nunca en sus bosques y que quizás, las fábricas de papel hayan experimentado pérdidas notables en su actividad…

El gesto de su cara sigue indicando el mismo grado de disfrute y su muñeca no ha perdido ni un ápice de agilidad. Ya no mancha manteles ajenos ni arranca pliegos de papel de alto gramaje con genio y ganas para meterle mano al siguiente cuanto antes…

Ya son varias las pantallas planas, táctiles y gustosas que conviven con nosotros, presumiendo de paletas de colores, trazos, pinceles y texturas con una variedad sin fin…

Mi padre garabatea, garabatea y vuelve a garabatear; una jarra de cerveza, el rebalaje de una playa solitaria con un mar de azules exquisitos que respetan hasta el olor salado y marinero, desiertos imaginarios y paisajes africanos que se digitalizan para ilustrar los textos de su (nuestro) gran amigo Jesús Lens, rincones almerienses, porque Cabo de Gata no es sólo el paraíso de Paco y Concha cuando no están tras la barra del Pub Fusión u organizando veladas tan ideales como el ‘Jazz en los Jardines’, poesía visual, personajes tristes, meninas, tributos a Gustav Klimt, Antonio Vega o el mismísimo Javier Corcobado que, este año vendrá a Salobreña a oscurecer la programación del Festival Tendencias.

Según la RAE,  un ‘garabato’ es un “rasgo irregular hecho con una pluma, lápiz, etc.”, una “escritura mal trazada” o “acciones descompasadas con dedos y manos” …

Si hablamos de los rincones del casco antiguo de Salobreña que mi padre inmortaliza con su móvil o tableta, tenemos que ser justos y admitir que, de garabatos, nada… ¡Son dibujos digitales en toda regla y demasiado currados!

Antes de que sea demasiado tarde y se me empiece a ver el plumero más de la cuenta, he de decír que la razón que me ha llevado a escribir estas palabras es, además de subrayar lo mucho que admiro a mi padre, invitar al personal a la inauguración de la II Muestra, colectiva y solidaria, de Garabatos Digitales en beneficio de la Fundación Banco de Alimentos que tendrá lugar esta noche, a partir de las 21.00 horas, en la Bóveda del Casco Antiguo de Salobreña (Granada). Un lugar que merece la pena conocer y visitar, sobre todo, cuando sus paredes blanqueadas con cal, se ven adornadas con garabatos digitales, no sólo de mi puñetero padre sino también, de otros artistas que, de igual modo, han puesto a prueba la agilidad de sus muñecas por una causa solidaria. El 100% de los beneficios obtenidos de la venta de las obras expuestas será entregado a la citada fundación.

Y es que si hoy se inaugura la 2ª muestra es porque, precisamente el año pasado, tuvo lugar la primera y fue un éxito total tanto de gente, como de ventas ¡Por eso repetimos! Se incorporan firmas nuevas, obras e ilusiones a una actividad que, sin duda, no sólo merece la pena apoyar sino que deberíamos obligarnos a hacerlo y disfrutarlo.

Tengo muchas ganas de ver lo nuevo de Luiz Villaescusa y Jessica Estévez Albarral, el realismo de Francisco José Olivares y la sensibilidad de Victoria Amor, descubrir a Esther Villaescusa, Marta Ros, Nacho Morea y el simpático de Manuel Barros y por supuesto, presumir de padre delante de todo el mundo.

Esta noche, una bóveda del siglo XVI va a llenarse garabatos digitales que vivirán allí hasta el día 12 de agosto y podrán verse, disfrutarse y comprarse, de 9 a 12 de la noche, echando un gran cable además, a quienes más lo necesitan, a través de la Fundación Banco de Alimentos ¡Ahora toca mojarse! Nos vemos luego…

No Comments

Post a Comment