II Muestra de Cine Negro de Salobreña. Día 2 – Cine, Literatura y Arte…

II Muestra de Cine Negro de Salobreña. Día 2 – Cine, Literatura y Arte…

MUCINESA

II Muestra de Cine Negro

Ayer fue un día completo y es que, a pesar de la lluvia, la alfobra roja volvió a desplegarse para recibir los pisotones de gente ansiosa por ver cine y saber, un poquito más, sobre novela negra. Luego hubo trasnoche, en el Pub Studio J.A., un clásico de la noche salobreñera más intelectual que acogió la inauguración de una exposición titulada ‘El cine negro digitalizado’ firmada por Luiz villaescusa, un joven artista local del que luego hablaremos con más detenimiento. La nota más negra del día, por desgracia, no fue el cielo nubladísimo sino la ausencia de Dani El Rojo, un ex atracador de bancos que dió plantón a la muestra y sus asistentes en el último momento. Tenía muchísimas ganas de escucharlo y con ellas me quedé.

La Mesa

Juan Madrid, Alejandro Gallo y Felipe Alcaraz

Los escritores Felipe Alcaraz, Alejandro Gallo y Juan Madrid se sentaron, sobre las séis y media de la tarde, en la mesa de debate del Auditorio José Martin Recuerda para hablar sobre la novela negra y si era justo, o no, considerarla novela social. Decir que ayer el público a penas intervino porque ya se sabe que a los escritores les gusta hablar, contar, recordar, imaginar y claro, una hora y media de acto no daba para tanto. Aún así, casi todo lo que escuchamos fue realmente interesante.

Alejandro Gallo

Me quedo con Alejandro Gallo que, actualmente es el comisario-jefe de la Policía Local de Gijón y además, escribe. ¡Me pareció curiosísimo! porque, ¿Quién mejor que un policía puede conocer los entresijos de un crimen y su investigación? Estoy deseando leer ‘Asesinato en el Kremlin’, una novela que ya me han recomendado varias personas, de las que respeto de verdad, y que, Antonio Fuentes, de 1616 Book, vende en su stand del Auditorio a 6€ así que, de esta tarde no pasa. Pienso hacerme con un ejemplar y por supuesto, ya os contaré qué tal.

1616 books

El caso es que, cuando Gallo hablaba, la audiencia babeaba. Su discurso era claro, directo, conciso y muy didáctico. Mi opinión al respecto no es muy relevante pero, sinceramente, pienso que fue el que más dijo y menos habló. Dijo que le parecía ridículo que alguien pudiera cuestionar que una novela que trata sobre un detective que investiga un caso que afecta a la sociedad, al pueblo, a las personas y que, al final, lo resuelve, pueda no ser una novela social. Y yo digo, amén.

El esquema de una novela negra es el siguiente: Existe un orden social, un asesinato lo rompe, el policía o detective lo resuelve y entonces, vuelve el orden social. ¿Qué estamos cuestionando?

Felipe Alcaraz fue definido por Juan Madrid, el director de la muestra, como un inteléctual orgánico. Es todo un personaje. Doctor en Filología Románica que, desde hace 40 años, es un activista político en defensa de las libertades y la transformación social. Cuenta con seis novelas publicadas y ha sido diputado en el Parlamento Andaluz, secretario general del Partido Comunista Andaluz, diputado en el Congreso, Presidente Ejecutivo del Partido Comunista de España y portavoz federal de Izquierda Unida. Quizás, por todo esto, su discurso era, a veces, la ponencia de un profesor universitario y otras, un mitín político. Dijo cosas interesantes, eso es verdad, pero también me aburrió y mucho. Lo siento. No siempre me puede gustar todo pero, tengo mis argumentos. Me costaba seguirle el hilo porque no paraba de hablar de historia, de fechas, de nombres de escritores, de capitalismo, micro economía y macro economía … datos muy precisos que desviaban la atención sobre las ideas principales y realmente importantes. Creo.

El capitalismo (repitió esta palabra mil millones de veces), como doble moral y ética en números rojos, que le doy la razón, estoy totalmente de acuerdo pero, se puede ser más conciso y menos espeso ¡Mira Alejandro Gallo! Él fue capaz y eso significa que, se puede.

De todo lo que dijo Alcaraz, que no fue poco, me llamó la atención una observación que afirmaba que ninguna novela negra termina bien amorosamente que, en este género, que él no considera género sino esquema, pasa igual que en el tango y el bolero, no es posible el amor y aunque la música de la novela negra por excelencia sea el Jazz, deberían, sin duda, ponerle letra de bolero.

Dijo también que la literatura es una mentira que no puede ocultar la verdad y que no es lo mismo una novela negra que una policiaca o una criminal. La diferencia está en cómo se produce la investigación, en qué términos y con qué objetivo. Aludió entonces al bueno de Sherlock Holmes que realiza una investigación absolutamente empírica. El método que utiliza para desenmascarar y cazar al criminal de turno, no es otro que seguir las pistas que lo llevan hasta él. Unas pistas que acogen desde un roce en un mueble a un olor o el hecho de que alguien fume una marca de tabaco y no otra. Una vez que llega al asesino, le pone nombre y la historia se acaba.

Un poco de historia…

La novela negra de la época de Borges, no cuestionaba el sistema, contaba con un héroe muy comercial, que no molestaba a nadie y por tanto, era genial para vender novelas. ¿Motivos? Las denuncias psicológicas eran mucho más importantes que el análisis intelectual de los casos criminales. ¿Eso pasa con el arte light?

Este género, aunque algunos prefieran llamarlo estructura, nace al rededor de 1800 con Edgar Alan Poe. La policía aparece con la revolución burguesa y antes, sus responsabilidades recaían sobre el ejército que, no disponía de método científico alguno y sólo aplicaba la tortura. Lo que pasaba era que aunque los burgueses crearan la figura de la policía, no confiaban en ella; por eso, preferían contratar los servicios de detectives privados para resolver sus crímenes.

No fue hasta la crisis del 29 cuando se empezó a cuestionar que el poder también era corrupto. Raymond Chandler es quizás, el mayor referente de la literatura policiaca de aquella época donde un atmósfera asfixiante de miedo, violencia, inseguridad e injusticia da lugar a historias policíacas inspiradas en la ley seca y como consecuencia, el desarrollo del crimen organizado y el gansterismo. Y es que la mafia es una sociedad dentro de la sociedad y se organiza igual que el capitalismo: sobreexplotación y superbeneficio…

Aparece otro tipo de novela negra en la década de los sesenta, donde el héroe empieza a ser, más bien, antihéroe. Desde luego, en España no fue así porque entonces, estábamos en plena dictadura y había que defender un concepto utópico de la sociedad. El asesino tenía que seguir siendo el que provocara el desorden, no había más.

En latinoamérica, sin ir más lejos, la mayoría de los escritores han usado la novela negra como novela social. Se han jugado, incluso, la vida por ello. En México, por hablar del narcotráfico, hay muchos escritores amenazados de muerte y otros muchos que, quieren escribirla pero no pueden y no por ellos, sino por sus familias que son quienes les piden de favor que no lo hagan.

En los ochenta asistimos a una contraofensiva con el Neoliberalismo de Reagan y Thatcher que imponen un nuevo esquema que ha sido hegemónico hasta hace nada: los antiguos héroes de acción, el típico papel que encarnan los Silvester Stalone y los Jean Claude Van Damme en sus infumables películas.

Hablamos en presente

mucinesa dia 2

Ahora, el héroe ya no necesita esa acción porque no tiene ética, ni principios, ni adjetivos en común con otros héroes; intenta, simplemente hacerse un hueco en una sociedad injusta que ha asesinado a la utopía de una forma brutal. Ahora, es cuando hay que empezar a escribir novela negra de verdad, amigos.

Nadie tiene ni idea del paradero del 25% del dinero que emiten los bancos a nivel mundial. Gallo apunta que se encuentra dividido entre el tráfico de armas, drogas y mujeres y que, una ínfima parte está en manos de los ‘Bárcenas’ de turno. Por tanto, el héroe acrítico, el que pasa de mojarse y pretende ocultar si es afín al sistema o no, ha muerto. “Ahora, el novelista tiene la función de reflejar esa realidad”. En esta novela de la crisis es necesario estudiar cómo es el poder y cómo se despliega porque, en este momento, los verdaderos creadores de ficción están en el poder; “el gobierno y sus mentiras (…) son malos novelistas”, dice.

Gallo acaba su ponencia afirmando que la novela negra siempre ha tenido un tinte social aunque, no toda lo ha pretendido. Lo que sí está claro es que, en estos tiempos de crisis, toda novela social, es novela negra.

Apuntó también, que las artes y los deportes, como en la Antigua Grecia, no deberían ser oficios remunerados porque, cuando uno empieza a cobrar por hacer algo que le gusta, pierde la libertad y se vuelve un mercenario. ¿?

Juan Madrid, Alejandro Gallo y Felipe Alcaraz

Si hasta ahora no he hablado de Juan Madrid fue porque ayer se limitó más a moderar y preguntar que a lucirse. Supo, en todo momento, mantenerse en un elegante segundo plano y añadir cuatro pinceladas que, al menos a mí, me sirvieron para ubicarme.

Cuenta que, en este momento, es inevitable hablar de esquemas y que la literatura sólo se preocupa de sus códigos internos, ignorando la historia y volviéndose absolutamente catatónica. La novela negra, sin embargo, es enigmática, cuestiona la realidad y nos hace aflorar.

Sostiene que toda novela es novela política. O crees en el sistema de turno o no pero, opines lo que opines, se nota. Siempre. Es imposible librarse de eso.

Habla el público

Faltaban a penas diez minutos para que empezara la película que se proyectó ayer, ‘El crimen del padre Amaro’, cuando el público tomó la palabra. Hicieron pocas preguntas pero pusieron sobre la mesa la situación actual del periodismo de investigación. Un tema que me interesa y mucho. Aquí fue el Alcaraz quien tomó la palabra para decir (con dos c—–s) que el único periodismo de investigación auténtico que está haciendo hoy día es el que publica la revista ‘Mongolia’, que acoge las firmas de periodistas que han sido expulsados de otros medios que, para mi sorpresa, no son precisamente los más conservadores. Puso de ejemplo el periódico ‘Público’.

Cine al minuto

Por segundo año consecutivo, la Muestra de Cine Negro en Español, ha organizado un concurso de cortos que ha titulado ‘Cine al minuto’ que, como su nombre indica, no deben superar los sesenta segundos y que pueden ser grabados con un teléfono móvil. La idea me parece absolutamente genial pero, sinceramente, los tres cortos que vi ayer no me gustaron nada.

Un trasnoche con arte digitalizado

exposicion de arte digitalizado

JA

Luiz Villaescusa

Con sólo 20 años, el artista local, Luiz Villaescusa, expuso un total de 17 obras, sin desperdicio,  en el Pub Studio J.A.

Fue Eduardo Cruz, director de Radio Salobreña y un profesional de la comunicación que admiro muchísimo porque me ha enseñado bastante, el encargado de presentar la inauguración de la exposición y entrevistar al tímido y joven artista. Un discurso breve, emotivo, cercano y desenfadado que nos puso a todos una cara de bobos digna de mención y arrancó aplausos de esos que suenan mucho porque, de verdad, salen desde dentro.

Luiz Villaescusa y Eduardo Cruz

Luiz fue, hace a penas un mes, el tercer finalista de un concurso organizado por Ron Pálido con motivo de su 50 aniversario. Diseñó una botella de ron perfectamente capaz de reflejar sus ganas, su juventud y su carácter.

Entre las obras expuestas en la muestra titulada ‘El Cine Negro Digitalizado’, me llamaron la atención una huella dactilar que censuraba un poema de Antonio Machado, un retrato de Dani El Rojo y una obra titulada ‘Efímero’. Momentos como los de anoche quedarán, para siempre, grabados a sangre en mi memoria. Volveré, sin duda, al J.A., a disfrutar de los exquisitos Gin Tonics que prepara Mariano, siempre con mucho cariño y por supuesto, a mirar embobada, una vez tras otra, las obras de Luiz.

Dani El Rojo

Me gustaría que, si estas líneas sirven para algo, sea para motivar a este niño, un artista, un crack, un diamante de esos que hay que pulir y apoyar a ciegas porque las ganas y la ilusión hacen mucho y la constancia, por supuesto, es fundamental. Estudia Bellas Artes en la Universidad de Granada pero un día, terminará su carrera y se enfrentará a esa sociedad asquerosa que últimamente no hace más que engañarnos, intentar asustarnos y robarnos las oportunidades que deberían facilitarnos pero, los recursos no son todo. Las ganas y el empeño son mucho más importantes. Y soñar, soñar es lo primero. Así que, Luiz, no dejes que nada ni nadie te haga creer que no serás capaz de alcanzar tus sueños. Yo, creo en ti y como yo, sé que hay mucha gente y después de ayer, mucha más. No te canses, no te rindas y no pares de luchar nunca. Me encantaría que inauguraras, por lo menos, un millón de exposiciones más y por supuesto, poder asistir a todas ellas.

Luiz Villaescusa

Me voy agradeciendo a mi amiga Alicia Soblechero, su fugaz visita al J.A., el par de copas que compartimos y como no, las fotos tan increíbles que hizo del evento y que he compartido (en éste último apartado) y comparto a continuación.

Alicia Soblechero

El cine negro digitalizado por Luiz Villaescusa

3 Comments
  • colin

    Marzo 6, 2013 at 7:04 pm Responder

    Muy bien “confeccionado” y se palpa que le pones amor

    • concha

      Marzo 7, 2013 at 1:24 pm Responder

      me ha emocionado las palabras tan entrañables que dedicas a mi hijo, ere un amor, gracias.

Post a Comment