La figura misteriosa del Community Manager

La figura misteriosa del Community Manager

Que Internet y las redes sociales forman parte de nuestra vida cotidiana no es ya una novedad. Usamos la red para comunicarnos con amigos, marcas, negocios, celebrities e instituciones y también, para mantenernos informados.

La pregunta es ¿Quién hay detrás de las cuentas que no pertenecen a personas de a pie? Esos somos nosotros: los community managers.

A pesar de ser una profesión relativamente nueva, se ha construido toda una filosofía a su alrededor. Es una nueva forma de entender la comunicación que además, permite devolver a la audiencia la voz y el voto que la publicidad unidireccional de los medios tradicionales les había arrebatado.

El Community Manager es alguien minucioso que sabe escuchar y comunicarse d una forma fluida, precisa y directa; es un buen lector, alguien interesado (y casi adicto) a las nuevas tecnologías, con un sentido de la curiosidad híper desarrollado y una necesidad de comunicación casi enfermiza. Actualiza su estado, y el de los negocios que gestiona en las diferentes redes, de forma constante, se plantea objetivos que alcanza mediante el desarrollo de estrategias de marketing escrupulósamente diseñadas para obtener resultados precisos y concretos. Es alguien muy informado que mide y analiza el impacto de todas y cada una de sus acciones en la red y su principal cometido consiste en actuar de intermediario entre la empresa y sus clientes:

De cara a la empresa, cuando se reúne con los altos cargos, debe exponer y defender las necesidades que los clientes y usuarios manifiestan en la red, así como luchar para que estas se acaben satisfaciendo.

Frente a los usuarios y clientes, el community manager debe cuidar la imagen de la empresa y lograr que estos hablen bien de la misma.

No hay mejor publicidad para un negocio que un cliente satisfecho que acabae convirtiéndose en embajador de la marca, que la recomiende a su círculo de confianza…

La labor del community manager consiste, en definitiva, en humanizar la marca o el proyecto para el que esté trabajando y crear engagement (compromiso, lealtad) con el target (público/clientes objetivos) a través del entendimiento y el estrechamiento de lazos relacionales.

No Comments

Post a Comment