Menores en Internet (I) ¿Qué hacen cuando se conectan?

Menores en Internet (I) ¿Qué hacen cuando se conectan?

Hoy día los pequeños dan mil vueltas a la mayoría de los adultos en el uso de Internet y las nuevas tecnologías en general. No olvidemos que ellos han nacido en la era digital sin tener que acostumbrarse a nada. Nosotros, sí.

Es cierto que la presencia de un menor en la ‘Red de redes’ conlleva una serie de riesgos y, aunque no es preciso alarmarse ni coger miedo a lo que realmente es una herramienta útil, productiva y positiva para su aprendizaje y comunicación con el mundo, es importante tener en cuenta una serie de pautas que conviene seguir si queremos protegerlos. Es más, ¡Debemos hacerlo!

Caeríamos en un grave error si pensáramos que podemos evitar los riegos mencionados con censura y disciplina. La clave está en educar con valores y enseñar a los menores a ser críticos y responsables con el material que encuentran en la red.

Un buen método de prevención contra los posibles riesgos de Internet, especialmente con los más pequeños, puede ser acostumbrarnos a navegar juntos, convirtiendo el uso de la red en una actividad lúdica y familiar. Cuando nos conectemos juntos, habrá muchas ocasiones en las que comprobemos que niños y adolescentes tienen más facilidad para usar el ordenador que nosotros. ¡Eso no es un problema! ¿Qué tal si los animamos a que sean ellos los que dirijan las sesiones? Podemos pedirles que nos enseñen y hacer todas las preguntas que creamos necesarias. Esta actitud hará que la autoestima de los pequeños crezca de forma considerable aunque, al mismo tiempo, nosotros los enseñaremos a navegar de forma segura y facilitaremos una serie de recursos para utilizar Internet de manera responsable. Por ejemplo, podemos comentar con ellos, con ejemplos reales y prácticos, la diferencia entre publicidad y contenido educativo o de ocio.

Los niños prefieren las redes sociales a los juguetes y se hacen con un teléfono móvil inteligente ( o ‘smartphone’) a edades cada vez más tempranas. La cosa se complica porque, ya no basta con tener controlado el ordenador de casa…

¿Sabemos el uso que dan los menores a Internet?

Para poder proteger  a los más pequeños en Internet es fundamental conocer qué hacen cuando se conectan, cuáles son las páginas que más visitan, por qué lo hacen…

A continuación, una lista de sus acciones favoritas en el mundo digital:

  1. Las Redes Sociales crean grupos de personas, con intereses en común, para que interactúen entre sí. Los niños optan, sobre todo, por Tuenti, los adolescentes son más de Twitter y los adultos, casi siempre, prefieren Facebook. Son muchos los aspectos positivos que las redes sociales ofrecen a los pequeños de la casa: desarrollan su creatividad, su habilidad a la hora de redactar, aprenden a socializar con otras personas y poco a poco, van definiendo, cada vez más, su personalidad. Son espacios virtuales donde se puede aprender muchísimo ya que suelen usarse para intercambiar información sobre diversos temas, imágenes, vídeos, textos… aunque, ¡Ojo! También tienen sus riesgos. Entre los aspectos negativos se encuentran los derivados de la privacidad, el derecho a la intimidad y el derecho a la protección de los datos de carácter personal. A veces, los menores piensan que su lista de amigos es un reflejo de su popularidad, por lo que agregan a personas que no conocen del todo para potenciar su imagen de popularidad. ¡Hay que evitar esto a toda costa!
  2. Chats, foros y mensajería instantánea: La palabra chat proviene de un verbo inglés que significa «charlar». Por tanto, un chat es un lugar de tertulia que podremos usar siempre que dispongamos de una conexión a Internet. Los chats pertenecen a las redes de mensajería instantánea porque, a diferencia del correo electrónico, las conversaciones se realizan en tiempo real. Si hablamos de telefonía móvil, las aplicaciones más comunes son Whats App y también, Line aunque, es preciso tener en cuenta que hoy día, todas las redes sociales (sean del tipo que sean) y la mayoría de los juegos en línea llevan un chat incorporado para que los diferentes jugadores puedan comunicarse de forma fluida entre sí. Se caracterizan por el uso de ‘emoticonos’ y como todo en la red, tienen sus propias normas aunque éstas no estén siempre escritas. Este protocolo se conoce como ‘netetiqueta’ y es importante respetarlo. Si pensamos en los menores, es fundamental transmitirles que, en ningún caso, deberán usar estas vías de comunicación con gente que no conocen personalmente y que, si en alguna ocasión lo hacen, jamás quedarán fuera de la red con usuarios que vosotros (sus padres) no conozcáis. La ultima súper norma es que, padres e hijos, deberéis mantener conversaciones constantes sobre las cosas que hacen y los temas que hablan con otros usuarios en la red y que, siempre, siempre, siempre que alguien les diga “como le cuentes esto a tus padres, será peor” deberán hacer exactamente lo contrario, es decir, tendrán que informarnos de lo sucedido cuanto antes.
  3. Los Juegos en línea nos permiten jugar, en tiempo real, con una o más personas de cualquier parte del mundo. La mayoría de las videoconsolas (PlayStation, Xbox o Nintendo DS, entre otras) ofrecen la posibilidad de ser conectadas a Internet convirtiéndose, por tanto, en otro dispositivo que permite navegar y relacionarse. Los riesgos son los mismos que los de la mensajería instantánea, puesto que suelen tener un chat integrado para que sus usuarios puedan comunicarse entre sí.
  4. Música y vídeos: Para ver o escuchar música y vídeos online suelen usar plataformas como Spotify o YouTube, sin embargo, cuando lo que quieren es descargar ese material en sus ordenadores, tabletas, consolas o teléfonos móviles usan programas como Emule, Ares o de Torrents como BitTorrents o Bitlord, por destacar algunos. El principal riesgos es, en este tipo de usos, lo fácil que resulta encontrar pornografía y otros contenidos capaces de herir la sensibilidad o dar un mal ejemplo a los menores. No es difícil encontrar vídeos en la red (normalmente publicados por los mismos adolescentes) en los que se ríen de alguno de sus compañeros de clase, los acosan, mienten sobre ellos e incluso, aplauden la violencia. Seguro que habéis oído hablar de los famosos vídeos que muestran brutales palizas entre adolescentes dentro de aulas escolares… ¡No es ninguna tontería! Si hablamos de descargas, es importante tener en cuenta que los archivos y ficheros que se nos ofrecen no siempre tienen el contenido que aparentan en su título, que muchos de ellos incluyen algún tipo de virus o programa malicioso y que la correcta configuración de este tipo de programas es fundamental a la hora de compartir sólo que queremos y jamás lo que podamos considerar contenidos privados y/o personales.  Entre las distintas soluciones y formas de evitar los mencionados riesgos está el hecho de usar datos falsos (cosa que está permitida) en los formularios de registro de las diferentes plataformas de descarga, en lugar de facilitar nuestros datos personales reales. Nunca descargaremos contenidos sospechosos y, en caso de que un menor encuentre algo que no ha debido ver (porque eso, señores, ellos lo saben perfectamente) deberán comunicarlo, de inmediato, a sus padres, tutores, maestros o monitores para que estos, a su vez, denuncien estos portales, páginas o contenidos evitando así, que vuelva a ocurrir lo mismo a otros niños o a los suyos propios.
  5. Buscadores: El buscador por excelencia es Google, un sitio Web que, a partir de una o varias palabras clave, nos da un listado de direcciones web relacionadas con los términos de búsqueda introducidos. Los resultados más relevantes en la materia se muestran, normalmente, en las primeras posiciones del ranking. Los menores usan los buscadores para recopilar información que les será últil en la realización de algunos de los trabajos que le encargan en el colegio. Un buen consejo es hacer, antes que nada, un índice provisional con los apartados que debería incluir el trabajo, la extensión que debe tener  y para cuándo lo necesitamos. Este tipo de búsquedas son positivas y productivas en los menores puesto que ayudan a desarrollar su capacidad de síntesis, a organizarse, contrastar datos, etc. En estos casos, resulta imprescindible tener en cuenta la fuente de la que obtienen cada dato; les hablaremos de la importancia que tiene el hecho de contrastar la información ya que, aunque Internet ofrezca a todo el mundo la posibilidad de publicar, no significa que todo lo que encontremos publicado sea cierto ¡Cuidado!  Otro de los usos que niños y adolescentes hacen de los buscadores llevan consigo fines personales como, por ejemplo, encontrar fotos, música, vídeos, juegos o programas y aplicaciones que les interesan… Para estas cosas, la planificación no es fundamental aunque siempre deberemos comprobar la fiabilidad de las fuentes que usamos puesto que, muchas de ellas pueden contener virus, contenidos fraudulentos, etc. Existen multitud de herramientas diseñadas para hacer de nuestras búsquedas una actividad segura. En futuros post hablaremos sobre ellas.
  6. El Correo electrónico es una herramienta esencial en nuestra comunicación diaria que además, resulta necesario para abrir las cuentas que, automáticamente, nos permitirán registrarnos en las redes sociales o disfrutar de juegos online entre otros servicios; de esta manera, podremos centralizar las notificaciones de estos mismos servicios en un mismo sitio; por eso, siempre recomiendo tener dos cuentas de correo electrónico: una para temas familiares, personales y escolares y otra para registrarse en foros, redes sociales o juegos en línea. Los menores preferirán siempre la mensajería instantánea al correo electrónico. Aún así, debemos enseñarlos a ser precavidos con la seguridad en su utilización. Por ejemplo, si recibimos correos de desconocidos, no hay que responder, lo mejor es borrarlos y por supuesto, nunca descargaremos archivos adjuntos que nos hagan desconfiar. Los mensajes ‘cadena’ son leyendas urbanas que debemos ignorar. Ninguno de ellos es cierto, lo prometo.

La seguridad de los menores en Internet es un tema de vital importancia que además, me interesa muchísimo. Por eso, he decidido investigarlo a fondo. Tenemos mil proyectos en mente que, poco a poco, intentaremos desarrollar. Talleres, charlas, formación experiencial, artículos, eBooks, cursos on & off line… Con esto quiero decir que, a partir de ahora, será un tema que tratemos bastante en este blog ¿Os parece bien?

1 Comment
  • encarny tamayo

    Junio 7, 2013 at 11:27 pm Responder

    Muy interesante. Creo que es de obligatoria lectura,o escucha para padres, niños, adolescentes, educadodes,abuelos…
    Es muy didáctico y creo que la mayoría tenemos mucho desconocimiento de esta nueva era digital. Me ha encantando y estoy deseando seguir recibiendo más información.

Post a Comment