Momentos de Cine con Marco Frías. They Live (Están vivos)

Momentos de Cine con Marco Frías. They Live (Están vivos)

momentos de cine con Marco Frías

Diez de la mañana. Cuando quedo con mi amigo, Marco Frías, nunca sé lo que me espera. Es un tío imprevisible y especial, todo un personaje. De esos amigos que gusta tener porque en cada conversación, por muy breve que sea, siempre sorprende y aporta millones de cosas interesantes. Marco es exactamente lo opuesto a una persona monotemática. Hay muchas disciplinas que lo hacen vibrar y eso me gusta. Es un melómano crónico que igual se excita con Joy Division que se emociona cantando, a grito pelado, por Raphael o Camilo Sesto. Como buen publicista, tiene una imaginación sin límites. Creó la ‘quasisinestesia‘, un concepto que relaciona el marketing con la sinestesia; comunicación multisensorial, toda una locura que le sirvió para hacer buenos contactos y mejor currículum. Actualmente, estudia Marketing On-line en CICE, la Escuela Profesional de Nuevas Tecnologías en Madrid ¡Renovarse o Morir!

mar

Decía que Marco es un tipo imprevisible y que, cuando quedo con él, no tengo ni idea de lo que puede pasar. No conozco a nadie más desastre con el teléfono que él.  Siempre lo pierde, se le apaga y no se da ni cuenta, lo rompe o se lo roban. El caso es que, si lo llamas y contesta ¡Es un milagro! Y así ha sido hoy. No sólo hemos hablado por teléfono sino que además, me ha llamado él. Ha acudido puntual a nuestra cita y eso que hemos quedado temprano, para desayunar. Él ha pedido un zumo de naranja natural porque nunca toma café cuando está recién levantado. Yo, sí: solo, doble, con hielo y sacarina ¡Buenos días! ¡Ya estoy despierta!

tlf roto

La película elegida es de John Carpenter, data del año 1988 y se titula ‘They Live‘ (Están vivos). Una historia subversiva con un mensaje tan claro como incisivo; de esos que invitan a reaccionar, a indignarse, a plantearse demasiadas cosas… Una crítica enorme a la publicidad, al consumismo, a la manipulación mediática, al individualismo…¡Me gustó! y por supuesto, la recomiendo. Por lo visto, está basada en Eight O’Clock in the Morning (Ocho en punto de la mañana), un cuento corto de Ray Nelson que podéis leer, entero y traducido al español, haciendo click aquí.

estan vivosEl protagonista no tiene nombre y eso me sorprendió. De hecho, en los créditos de la peli, cuando mencionan al personaje principal, interpretado por el luchador de la WWF, Roddy Pipper, se refieren a él como nameless que, en español, significa anónimo pero, vamos por partes.

2012-12-08 12.14.16

Estamos en un piso, muy luminoso, que ha sido mi hogar durante algo más de tres años aunque, ahora pertenece a una buena amiga que me cede las llaves cuando las necesito ¡Hoy! Está en el Parque Nueva Granada, un barrio situado al norte de la ciudad de la Alhambra. Bajamos la persiana y nos sentamos en el sofá. Algo me dice que estoy a punto de ver algo impactante. Con una sugerencia de Marco… ¡Todo puede pasar!

IMG_20121208_115423

Un tipo sin nombre, sin trabajo, sin casa y sin dinero entra en una oficina de empleo con la esperanza de buscarse la vida en Los Ángeles pero, sale como entró: sin nada. Es un buscavidas (o, como dirían en USA, un hustler) que finalmente, logra una oportunidad laboral, como obrero, en una construcción de la ciudad. Allí conoce a su colega negro, Frank que, le ofrece cobijo en unas chabolas hiperpobladas y absolutamente paupérrimas. ¡Al loro! porque este Frank, será una pieza clave en nuestro puzzle.

IMG_20121208_130657

Estética ochentera y efectos especiales típicos de la Serie B. Tan malos que, para disimularlos, la mayoría de las veces, son en blanco y negro. Mola. Los actores son malísimos y sus interpretaciones demasiado forzadas; tanto que, en varias ocasiones, provocan carcajadas ¡Lo prometo! pero el mensaje y la historia en sí merecen la pena, de verdad.

Cuando anónimo vaga por las calles, suele toparse con predicadores que aseguran que vivimos en un mundo consumista y estamos totalmente manipulados por la publicidad, los medios de comunicación y ciertas personalidades políticas y sociales que pretenden esclavizarnos para enriquecerse. ¿Es ciencia ficción o aquí hay más ciencia que ficción? ¡Veremos!

En el suburbio donde se instalan Jack y el chico sin nombre, hay una pequeña iglesia que finge ser el local de ensayo de un grupo de gospel aunque, el ‘prota’ descubrirá pronto que, aquel lugar esconde mucho más. Lo más importante: unas gafas de sol que permiten ver las cosas tal y como son; la verdad.

¿Qué narices es la verdad? ¿Algo incómodo? ¿Peligroso para aquellos cuyo objetivo es hacerse con el poder? ¿Algo doloroso? ¿Una amenaza? Pero, una amenaza ¿Para quién? ¡Aquí hay debate para escribir unos cuantos libros! Por eso, ‘They Live” merece la pena, sobre todo, si se ve con amigos de conversación ágil, principios contradictorios y alguna sustancia que anime a la conversación ¿Vino?

La película, como la vida misma, divide a la sociedad en cuatro grupos: Los que ven y conocen la verdad, por dolorosa, arriesgada o incómoda que sea ¡Y quieren que se sepa!, los que no la ven y además, se niegan a verla (¿Por comódidad? ¿Por miedo?), los que se huelen algo pero dicen, vayamos a pollas… y finalmente, deciden que no quieren saber nada que les pueda complicar la vida y por último, aquellos que conocen la verdad pero, por algún motivo, no quieren que se sepa… ¿A qué grupo pertenecemos?

En ‘They Live’, quienes conocen la verdad son tratados, por las altas esferas, como grupos antisistema que representan un peligro para la sociedad, hay que acabar con ellos; provocar interferencias incómodas que codifiquen y silencien los mensajes que, de vez en cuando, intentan lanzar a través de algún medio de comunicación, siempre en horarios de baja audiencia…

Lo más fácil, desde luego, será seguir el juego a aquellos que, en algún momento, decidieron escribir las normas. ¡Tuvieron ese… ‘¿Pivilegio?’!  Obtendremos dinero como premio, comodidades sin límites que ayudarán bastante a que nuestras mentes no se preocupen demasiado en descubrir que hay más allá de la superficie, de lo impuesto, de lo material. ¿Estamos manipulados? ¿Y qué? ¡No nos compliquemos!

Resulta curioso que dos personas, cuya profesión es comunicar, se sientan más identificadas con el grupo que desea conocer la verdad absoluta y además, quieren que se sepa. Los medios de comunicación y las agencias de publicidad están sujetos a unas líneas editoriales, unos patrocinadores (cuya pasta manda) o una serie de intereses que, a fin de cuentas, marcan los límites de los contenidos que publican: Hasta aquí puedes llegar, por ahí no te metas o cuidadito con introducir el dedo en la llaga. Una vez más, como decimos en Granada, vayamos a pollas…

Nosotros, los comunicadores, nos vemos obligados a lanzar mensajes que, siempre, tienen un objetivo. Un objetivo maquillado, adornado con las mejores palabras, las imágenes más atractivas, la voz más seductora o la música más pegadiza. Siempre hay un objetivo: vender, que suene, que se conozca, crear una necesidad, satisfacer una necesidad ya existente, mejorar la imagen de ‘X’ o cambiar la reputación de ‘Y’. ¡Siempre! Somos como ese grupo de ‘They Live’ que considera una amenaza a aquellos que luchan porque la verdad se sepa. Contradictorio ¿Verdad? Por eso, fue un placer ver esta película con Marco. Tuvimos debate para rato y, como siempre, ¡Muy productivo!

¿Imagináis abrir una revista y que, en lugar de ver cada uno de los anuncios de perfumes, coches y joyas que estas ofrecen, leyeramos …

¡CONSUME! ?

¡SOMÉTETE! ?

¡CÁSATE Y REPRODÚCETE! ?

¡OBEDECE! ?

¡NO LEAS! ?

¡NO APRENDAS! ?

¡DÉJATE ENGAÑAR! ?

¡NO INTENTES SER CREATIVO! ?

No voy a tirar más del hilo porque, sinceramente, me encantaría que viérais ‘They Live’. No quiero ser la hija de puta ‘spoiler’ que destripe todos los puntos clave de la peli y que, una vez que hayáis terminado de leer estas palabras digáis “¿Y para qué pollas voy a ver yo ahora ‘They Live’?” ¡De eso nada! ¡Hay que verla! ¡Y comentarla!

Eso sí. Quiero terminar este artículo, que al final se me ha ido de las manos, subrayando algunas de las frases que más me impactaron:

Para poder luchar contra ellos, tenemos que hacerles creer que nos pueden comprar.

Nos están convirtiendo en esclavos. Intentan destruir nuestras conciencias ¡Siempre rodeados de amigos!

Y la que más me gustó de todas es, sin duda:

Si eres del montón, procura no estar debajo, te puede faltar el aire…

[youtube http://www.youtube.com/watch?v=MOC8SStSluA]

3 Comments
  • Maria Jose Alonso Díaz

    enero 10, 2013 at 7:50 pm Responder

    Buen tema, buen planteamiento!!!… Y deseando ver la peli.

  • dominiquebt

    enero 10, 2013 at 7:53 pm Responder

    ¡Gracias, Mª José! Yo deseando que la veas para leer lo bien que expresas las cositas que te produce 😉

Post a Comment