Momentos de cine con… mi resfriado. ‘Bon Appetit’

Momentos de cine con… mi resfriado. ‘Bon Appetit’

momentos de cine con Mi Resfriado

Papel higiénico (he acabado con los Clínex), Dastosín (jarabe), Espidifen 600 mg, mandarinas y una botella de dos litros de agua de Lanjarón (mucho ‘Graná’).

Sábado por la tarde. El brasero lo está dando todo y la fiebre también. Mi nariz moquea y siento escalofríos. Llevo un mes a tope de trabajo y por mucho que intente hacer malabares con mi tiempo no siempre consigo todo lo que me propongo, al menos, al pie de la letra. Lo intento. Eso sí. De verdad. Este mes no he encontrado a nadie con quien ponerme de acuerdo para ver una peli. Gente con buen gusto cinematográfico me sobra pero, que esa gente tenga un par de horas libres al mismo tiempo que yo, es más complicado. Por eso, este mes me ha tocado ver una peli a solas con mi resfriado y juntos, hemos elegido: ‘Bon Appetit’. Un elegante melodrama de Morena Films dirigido por David Pinillos y protagonizado por Unax Ugalde que, dura poco más de 90 minutos. ¡Vamos allá!

Bon appétit se rodó entre Zurich, Munich y Bilbao y es una historia de amigos que se besan, de alta gastronomía, de sensibilidad extrema… ¡Me ha gustado mucho! y por lo visto, no sólo a mí; ya que obtuvo el Goya a la mejor dirección novel en el 2010 y fue presentada, el mismo año, en el Festival de Cine de Málaga donde además, se hizo con el Premio Especial del Jurado, el de Mejor guión y Ugalde, con el de Mejor actor.

Daniel es un joven y ambicioso chef español, concretamente de Bilbao, que acaba de conseguir su sueño: una plaza en el prestigioso restaurante de Thomas Wackerle en Zurich (Suiza), donde tendrá la oportunidad de dejar atrás a su familia, a su novia de toda la vida y adquirir una exquisita experiencia en el arte más de moda: la gastronomía.

Hanna, la alemana Nora Tschirner, es la atractiva sumiller del restaurante de postín, una chica con la que el protagonista entabla una extraña relación que se tambalea constantemente, en la estrecha línea que separa el amor de la amistad verdadera.

Sorprenden ciertas conversaciones que abordan, con una naturalidad inesperada, el tema de las relaciones sentimentales donde el amor es definido como una solución química que caduca a los tres años y el sexo, algo siempre necesario y totalmente independiente de las cosas del querer…

Me ha gustado la crítica, fina e irónica, al caracter endiosado de algunos jóvenes aspirantes al triunfo en la gran cocina internacional.

Daniel se enamora de Hanna casi a primera vista pero, ella mantiene un affaire con el gran chef, propietario del restaurante, que a su vez, está casado y no tiene la menor intención de dejar a su mujer. Un entramado donde la pasión no se materializa,  solo se insinúa.

Nada de amor pasteloso. En la crítica de fotogramas, Mirito Torreiro afirma que ‘Bon Appetit’ “seguramente será recordada por contar, sin efectismos, una historia de amor de una tristeza sin contemplaciones, especialmente apta para públicos sensibles y con propensión al romanticismo no edulcorado” y como no me veo capacitada para describirla mejor, me limito, simplemente, a transcribir.

En un momento dado, una inesperada situación sacudirá el ordenado mundo de Daniel, enfrentándole a una difícil decisión: continuar por la senda del éxito profesional o arriesgarse y luchar por la chica que ama.

No voy a seguir hablando del argumento de la peli por que no quiero destriparla. Probablemente, algunos de vosotros aún no la hayáis visto así que, prefiero parar aquí. Lo que más me gusta es poder comentarla luego ¡Os espero!

Sí os diré que me gusta el tipo de juventud que muestra: gente activa, guapa (por dentro y por fuera)  y trabajadora, que entiende de vinos, valora una buena comida y emplea en viajar su escaso presupuesto.

Destacar, por último que, tiene un ritmo fantástico, guiños elegantes, una música fascinante y el toque indie propio del cine europeo donde el sueño americano y los clichés brillan totalmente por su ausencia. Es una película ágil y fresca, sin pinceladas cursis y empalagosas, con bastante melancolía y sobre todo, realismo. No creo que los pies se despeguen del suelo en ningún momento.

Y ahora sí, si queréis verla, sólo tenéis que hacer click en la imagen de abajo. ¡Espero comentarios! y por supuesto, si os gusta, ¡Compartid! No seáis egoístas :-p Mi resfriado y yo os lo agradeceremos 😉

Ver Bon Appetit completa, online, gratis y en español

Ver Bon Appetit completa, online, gratis y en español

No Comments

Post a Comment