Neuromarketing y Gastronomía, Restaurantes que emocionan

Neuromarketing y Gastronomía, Restaurantes que emocionan

El subconsciente toma el 85% de nuestras decisiones.

El neuromarketing, la ciencia que estudia el modo en que nuestro cerebro responde a los estímulos y revela multitud de datos interesantes que nos ayudan a conocer de una forma más  profunda el comportamiento del cliente. Esta información es extremadamente valiosa a la hora de desarrollar una estrategia de marketing efectiva.

El neuromarketing puede ser un gran “amigo” de los nuevos medios online. Al fin y al cabo, la clave para meterse en el bolsillo al consumidor, tanto en el punto de venta tradicional como en las más modernas tiendas online, es la emoción.

Los mismos mecanismos psicológicos que explican el comportamiento de compra del consumidor en los puntos de venta offline pueden ser extrapolados a internet. Cambia el escenario, pero la psique del consumidor es la misma y se rige por los mismos procesos.

Los publicistas, en su incansable búsqueda para llegar a la mente del consumidor y convencerlos de que su producto es el mejor de todos, no han dejado pasar la oportunidad de emplear en su trabajo las nuevas herramientas que la ciencia pone a su alcance. La neurociencia no es una excepción, y las técnicas del neuromarketing están adquiriendo cada vez más protagonismo.

El producto que compras hoy está determinado por lo que has comprado con anterioridad y las experiencias que has tenido con el mismo. La mayoría de las veces, el proceso de selección de un bien, un servicio o un producto es algo relativamente automático. Esta acción se  deriva de los hábitos adquiridos a lo largo de la vida del consumidor y otras fuerzas inconscientes, entre las cuales tienen mucho peso la propia historia, la personalidad, las características neurofisiológicas y el contexto físico y social que lo rodea.

Captura de pantalla 2013-03-11 a la(s) 04.51.57

Hasta hace relativamente poco, sólo podíamos especular sobre lo que sucedía en la mente del cliente. Miles de buenos productos se hundieron irremediablemente en el olvido por culpa de una mala estrategia de marketing, mientras que otros (muchas veces terribles) triunfaban sin explicación. Ahora podemos saber qué ocurrirá exactamente cuando un producto llegue al mercado.

Los científicos han desmenuzado el proceso de compra, y saben perfectamente, qué zonas de tu tienda favorita captan tu atención o cuánto tiempo dura cada acción que llevas a cabo durante el proceso de selección de cada una de tus compras. Estos datos ayudan a los genios del marketing a organizar la distribución de los artículos en el local para que termines comprando sus productos estrella o, dicho de otra forma, las empresas ya saben cómo pueden alcanzar y superar sus objetivos de ventas.

Los estudios de mercado no garantizan el éxito de un producto, así que los vendedores buscan una solución en la neurociencia. Mediante el uso de técnicas como la resonancia magnética, tratan de identificar los anuncios y productos que nos seducen y nos desagradan. Pero estas aplicaciones de la neurociencia podrían ir contra las libertades personales ¿Es el neuromarketing una amenaza real de manipulación o es una forma más de venta? ¿Somos marionetas?

Gastro – Neuro – Marketing

Los restaurantes deben innovar a la hora de vender, y en muchas ocasiones el secreto de esa venta, se encuentra en decisiones sencillas y prácticas que conducen a un aumento de los clientes. Apostar por la tradición o por ofrecer servicios personalizados son buenos trucos para conseguir nuestro objetivo.

Un cliente decide entrar en un restaurante si el cerebro le dice que tiene que hacerlo.

Así que todo el dinero que utilizas en promociones se va directa­mente al cubo de la basura si estas no hablan directa­mente a esta parte del cerebro.

Una de las herramientas más eficaces de marketing es la creación de la carta o el menú. Si aplicamos las técnicas del neuromarketing para su diseño, el gestor del restaurante puede anticiparse a las demandas del cliente, ofreciendo así los mejores servicios.

6 pasos para crear un menú basado en el neuromarketing

1- Posicionamiento o eye tracking. Poner los platos más rentables hacia el lado que se dirige la mirada.

2- Descripción de productos. Los platos con descripción aumenta en un 27% su pedido.

3- No alinear los precios, ya que causa el efecto escáner y se opta por elegir el más barato. No interesa.

4- Resaltar los productos que son más rentables. En este caso la idea es que uno de los platos que no sea el que genera más ganancias al restaurante se le ponga un precio más elevado justo al lado de otros más rentables. Los comensales verán el precio alto y luego se decantarán por auuel que más interesante y rentable sea para el local.

5- Nombrar los platos con nombres familiares del estilo “Sopa de la abuelita”. Los comensales se decantan más por este tipo de productos al mostrar más confianza por ellos dado el recuerdo familiar que les produce dicho plato…

6- No usar el signo monetario en los precios de los platos. El neuromarketing advierte que los clientes consumen más sino hay símbolos al lado del precio.

Linkografía:
http://neuromarca.com/neuromarketing/
http://www.marketingdirecto.com/especiales/neuromarketing/m-kaptein-en-nmwf-a-mas-persuasion-mas-conversion/
http://www.neoteo.com/neuromarketing-publicidad-directo-al-13853
http://www.puromarketing.com/44/15356/neuromarketing-mundo-repleto-curiosidades-reacciones-emocionales.html
http://just-communication.blogspot.com.es/2011/03/neuromarketing-o-manipulacion.html
http://www.barradeideas.com/como-aplicar-el-neuromarketing-a-tu-menu/
8 Comments
  • Pilar Martínez de Tejada

    Noviembre 13, 2013 at 10:55 am Responder

    El neuromarketing no sólo se basa en aumentar los ingresos, en este caso, de un restaurante. Sería mucho más interesante dar a conocer a los comensales aquellas especialidades de la cocina, hacerles tener una grata experiencia para que se hagan fieles a su restaurante. Basar la estrategia unicamente en “aumentar el margen” es un error y elimina muchas otras posibilidades de destacar frente a otros restaurantes aplicando una infinidad de experimentos para dar esa experiencia especial a su público.

    • dominiquebt

      Noviembre 13, 2013 at 1:51 pm Responder

      Efectivamente, Pilar. Aunque, la mayoría de los empresarios (también los hosteleros) se marcan como objetivo final aumentar su margen de beneficio, la única forma de hacerlo y hacerlo bien es haciendo que los clientes se sientan agusto, vivan experiencias agradables que les apetezca repetir, se sientan especiales y por supuesto, quieran recomendarnos. La idea es usar el neuromarketing para conseguir todo esto y si funciona; todos contentos. Los clientes porque habrán recibido un buen servicio y vivido una experiencia tan grata como especial y el negocio porque venderá más.

    • Víctor

      Octubre 1, 2015 at 5:49 pm Responder

      Creo que se ha de buscar el equilibrio entre ambos conceptos: rentaiblidad y satisfacción del cliente.
      Desde luego, es tan importante “ganar dinero”, como conseguir la satisfacción del cliente. Pero es evidente, que lo realmente rentable es crear clientes fieles. De poco sirve sacar un buen margen a un cliente si no consigues hacerlo volver

Post a Comment