Programando, que es gerundio

Programando, que es gerundio

Si me estás leyendo, debes saber que éste es el segundo artículo de la recién estrenada sección ‘Diario de una Community Manager’. En el post anterior os conté lo que suelo hacer a primerísima hora de la mañana. Es decir, desde que me levanto hasta que el reloj marca las nueve. Me dedico, básicamente, a empezar a ser persona – cosa imposible sin el primer café (solo, doble, con hielo y dos de sacarina) del día. Me entero de todo lo nuevo que se cuece en los blogs, webs y portales que más me interesan (porque hablan sobre los temas que quitan el sueño a los usuarios y clientes de los negocios cuyas redes sociales gestiono) y por último, aunque no menos importante, a cribar y clasificar toda esa información decidiendo, más o menos, los contenidos que publicaré a lo largo del día.

Ideas pasadas por agua ¡A predicar con el ejemplo!

ducha de ideas

Me voy a la ducha y le dedico unos quince minutos en los que además, pienso relajadamente sobre lo que he estado leyendo y organizando durante la hora anterior. A veces, necesito despegarme de la pantalla para saber, con seguridad, qué es lo que más me ha llamado la atención, lo que me hace seguir pensando, lo que tengo ganas de contar a mi gente, lo que yo misma compartiría si, chequeando Facebook, me topo con ello…

Me pongo guapa. Me gusta pintarme y arreglarme, con tacones incluidos, aunque trabaje en casa. ¡Mis responsabilidades laborales merecen un respeto! Y quién sabe si a mitad de la mañana no tengo que salir pitando a ver a un cliente, hacer unas fotos o, lo mejor de todo, cobrar alguna cuenta pendiente. Si vendes buena imagen y reputación, tienes que predicar con el ejemplo.

Casi siempre, la alarma de Google Calendar me corta el rollo cuando me estoy maquillando. El espejo es como internet, si no me paran, puedo pasar horas mirándome y haciendo posturitas, sin querer… El sonido de la alarma me devuelve, a patadas, a la realidad. ¡Hootsuite me espera!

¿Programar o no programar? Esa es la cuestión

hootsuite

Como pasa en casi todo, hay gente a favor de programar las actualizaciones de las redes sociales y también, por supuesto, gente en contra. Los que no lo ven bien, dicen que las publicaciones pierden naturalidad e incluso, actualidad si las programamos y quienes, de verdad, nos dedicamos a esto de las Redes Sociales sabemos que, sí o sí, tenemos que programar. Primero, porque no siempre es posible pasar las veinticuatro horas que tiene un día delante de una pantalla y segundo porque, aunque fuera posible, al menos yo, me niego a vivir online, todo el rato.

Es cierto que de nada sirve programar una serie de publicaciones si, cuando el usuario (que es quien verdaderamente nos importa) actúe, comente, comparta o tenga dudas, no vamos a estar ahí para responderle, agradecerle o recomendarle aquello que necesite. La clave de todo es relacionarse, ser social y si vas a soltar sapos y culebras y luego vas a pasar olímpicamente de lo que tu comunidad tenga que decir al respecto, tanto el esfuerzo como el trabajo invertido en el post en cuestión será en vano. Y es que el hecho de programar no significa que, una vez que tengamos listo todo lo que vamos a publicar a lo largo de un día, apaguemos las pantallas y aquí paz y después gloria.

sin cobertura

Reconozco que suelo programar la mayoría de las cosas que salen publicadas en las redes de los negocios que llevo. Excepto, por ejemplo, el menú de un restaurante que cambia a diario y por tanto, me pasan todos los días, justo en el momento en que lo debo lanzar. Esta tontería, me obliga a estar conectada a internet, sí o sí, los 365 días del año, sea laborable, fin de semana o fiesta de guardar, entre el mediodía y la una de la tarde ¡Todos los días! ¿Sabéis lo que es eso? ¡Una falta de libertad enorme! Sobre todo, porque trabajo sola y no tengo en quién delegar si un fin de semana me apetece desconectar de todo y colgarme el cartelito de ‘Fuera de cobertura’.

A lo que iba. Si todas las mañanas programo las publicaciones de las páginas de Facebook, los blogs y los perfiles de Twitter es porque durante el resto del día, me voy a dedicar a otras cosas relacionadas con las mismas cuentas: contestar a quienes me escriben, aclarar las dudas que me plantean, escuchar lo que se dice sobre los negocios que hay bajo mi responsabilidad online, espiar qué hace la competencia y lograr entender dónde están las claves que hacen que sus acciones funcionen. Analizo el impacto de las estrategias que pongo en marcha y sobre todo, escucho y leo, escucho y leo, escucho y leo… porque sólo a través de ese tipo de ejercicios puedo encontrar las respuestas y soluciones a los mil problemas y oportunidades que absolutamente todos los días me plantea internet.

Yo uso ‘Hootsuite’

HootSuite es una aplicación que sirve para administrar, desde un mismo sitio, todos los perfiles de todas las redes sociales que tengas. Hay tres modelos, uno gratuito (que no está nada mal) y dos de pago, que cuestan desde 7,19€ al mes ¡Éste es el mío!

De las dos opciones de pago, una (la de los siete euros) es para Community Managers profesionales y pequeñas agencias  y otra, para agencias que gestionen más de cincuenta perfiles sociales y dispongan de un equipo de entre 5 y 500.000 miembros ¡Casi nada!

La versión gratuita permite el uso de hasta 5 perfiles sociales, ofrece informes analíticos básicos (que sirven para medir la rentabilidad de tus esfuerzos en las redes), incluye dos fuentes de RSS/Atom y puedes programar los post e instalar app ilimitadas. Es ideal si estás empezando.

Con Hootsuit puedes programar, medir, analizar, gestionar y dinamizar publicaciones en Twitter, Facebook (perfiles y páginas), Linkedin, WordPress, Foursquare, Google Plus (perfiles y páginas) e incluso, Wixi (el último grito en Japón, con más de 30 millones de usuarios). Tiene además, un Directorio de Apps que permite añadir más redes sociales y herramientas en tu panel personalizado, como Tumblr, YouTube, Flickr… y herramientas de marketing como MailChimp, SocialFlow, InboxQ y Constant Contact, entre otras muchas ¡Es mi mano derecha!

Así que, a eso de las 9.45 horas, empiezo a darle forma a toda la información que ya tengo clasificada y asignada a cada uno de los negocios que llevo en las redes y comienzo a programar los post que se irán publicando a lo largo del día.

La hora y la red social en la que cada negocio publica un tipo de post u otro, vienen marcados por los datos que nos ofrecen las estadísticas, el IOR (os lo explico el próximo día), la estrategia que obedezcamos (diseñada para conseguir unos objetivos muy concretos) y por supuesto, la lógica que viene impuesta por cada tipo de negocio. Por ejemplo, un restaurante lanza contenidos apetitosos, muy visuales, justo en ese momento en que cualquier mortal, conectado a internet, sentiría un hambre infernal. Vamos a hacerle la boca agua y lo sabemos. ¡De eso se trata!

¡Ya son las doce y media!

Nota informativa: Seguiremos hablando, sobre herramientas para programar nuestras publicaciones en las redes sociales, en otra ocasión. Prometo que no será la próxima, para no hacerme pesada con el temita 😉

3 Comments
  • Belén

    Noviembre 6, 2013 at 2:56 pm Responder

    Hola.
    Me estoy iniciando en este tema que tratas, y lo primero que te digo es que razón tienes, cuando apuntas a lo importante que es que la gente tenga claro lo importante de un community manager, que de verdad lo sea, profesional que además de ser conocedor de las herramientas y de las redes sociales , tenga mucha prudencia, y don de gentes .esto o se sabe manejar o es una bomba ¡¡Darte la enhorabuena , da gusto leerte, yo estoy empapándome de todo lo que publicas y creo que además de la formación “técnica” tengo en tus post, eso que en el carnet de conducir serían las clases prácticas.
    Muchas gracias. see you ¡¡
    Que contenta estoy =^.^= . Un Saludo Belén

    • dominiquebt

      Noviembre 12, 2013 at 4:04 pm Responder

      ¡Hola, Belén! Cómo me alegra que disfrutes con mis cosillas y si además, te aportan algo de práctica y aprendizaje ¡Me haces una reina! Seguimos en contacto. Un abrazo y mil gracias por tus palabras.

  • jesuslens

    Noviembre 6, 2013 at 7:21 pm Responder

    ¿Ves? Yo soy de los que, cuando están en casa, visto con tanta elegancia que el perroflauta más flautero parecería G. Clooney desfilando por la alfombra roja a mi lado.

    Y, por supuesto, SÍ a la programación. ¡Faltaría más! Con el estrés que conlleva el día a día, hay que salir de casa en perfecto estado de revista y con todos los deberes hechos.

Post a Comment