Suerte

Suerte

Las posibilidades de ganar la lotería y de que me parta un rayo son exactamente las mismas. Si analizo mi suerte, me ubico en el segundo grupo. No me preocupa. Me tranquiliza. No estoy preparada para ser muy rica. En serio, no lo estoy. Se me iría de las manos: viajes, donaciones, caprichos, regalos, ¡Negocios! Demasiado para mí. La miel no está hecha para la boca del asno. Modestia, que la avaricia rompe el saco.

El dinero no da la felicidad pero abre puertas. Bastantes. Algunas no son limpias ni fiables pero ahí están. Me gustaría tener dinero pero, algo lógico, contable, que me permitiera tener los pies sobre la tierra y muchos sobres de Nescafé.

Mariam es mi compañera de piso y una buena amiga. Colecciona códigos impresos sobre un plástico plateado que envuelve dosis descafeinadas. Números que esconden un sueldo de 2.000€ al mes para toda la vida.  ¡Eso sí es un premio guapo! Piensa.

La mirada de quien escribe permanece, casi todo el rato, fija en el MacBook Pro. A veces, eso sí, mira de reojo los gestos ilusionados de Mariam comprobando códigos. Siempre tiene la impresión de que alguno de los sobres será el bueno y entonces, empezamos a invertir.

Sólo de pensarlo nos entran escalofríos. Barajamos diversas opciones pero estamos de acuerdo en que la primera compra será de dos billetes de avión. Sólo ida, la vuelta puede ser a cualquier parte. No tenemos prisa. No pasa nada.

Aterrizaríamos en algún lugar de Sudamérica y pediríamos un Nescafé ¡Qué menos! Conoceríamos gente interesante, algunos serían personajes de mis futuras novelas. Otros, amigos y los dos mejores, quizás, nos acompañen en algunos momentos de nuestro viaje. Probaremos sabores nuevos, pasearemos descalzas sobre la arena mojada de las playas caribeñas y bailaremos ritmos latinos. A Mariam le encanta el reggaeton, no puede evitarlo y yo no puedo evitar que me encante oír un ‘mami’ suave y al oído con la musicalidad de un acento mulato. ¡Estoy de vacaciones!

Fotos, paisajes, gentes, aventuras… ¡Vida!

Luego iríamos a Nueva York. Mariam sabe que es mi sueño y aunque el Nescafé lo coleccione ella, dice que me llevaría. ¡Vaaaamoooos!

Manhattan, el puente de Brooklyn, el Moma, Central Park, el New York Times, ¡La gran manzana! Los escenarios de las películas y de mis fantasías, ruido, estrés, rascacielos, gente ocupada, interesante, corriendo, hablando por teléfono, parando un taxi, perdiendo el bus ¡Viviendo!

Mariam sigue comprobando códigos. Los va metiendo, uno a uno, poniendo atención y delicadeza, en la plataforma online de la marca de cafés. Haciendo cuentas mentales similares al ‘me quiere o no’ de las margaritas. “Me toca, no me toca ¿y si nos toca?…”

El sorteo es el 30 de junio, mientras tanto, cruzamos los dedos y seguimos invirtiendo.

2 Comments

Post a Comment