Un pequeño y aislado rincón

Un pequeño y aislado rincón

El Caletón es uno de los pocos fragmentos del litoral de la Costa Tropical que aún se mantiene virgen, sin chiringuitos, ni bares, ni ningún tipo de servicio que trate de explotar este minúsculo paraíso. 

Con sólo cincuenta metros de longitud, la playa del Caletón (La Caleta, Salobreña) es uno de los rincones con más encanto del litoral granadino. Sus aguas limpias y cristalinas atraen a un turismo que prefiere cambiar el bullicio por la tranquilidad.

Fue en el primer tercio del siglo XIX cuando los bañistas comenzaron a usar la cala como tal. La pesca con caña tradicional es una actividad que los autóctonos de la zona practican desde hace varios siglos y, pese al uso turístico de la misma, aún perdura.

El acceso a la playa es obligatoriamente peatonal, una circunstancia fundamental que ha ayudado a preservar la playa de la llegada masiva de turistas. La llegada se lleva a cabo a través de una senda de piedra de unos doscientos metros que comunica la plaza del Lavadero, ubicada en el anejo salobreñero de La Caleta, con esta pequeña y escondida playa.

El Caletón es, así pues, uno de los pocos fragmentos del litoral de la Costa Tropical que aún se mantiene virgen. No hay chiringuitos, ni bares, ni ningún tipo de servicio que trate de explotar este minúsculo paraíso granadino.

La pequeña y aislada cala posee, según sus usuarios, “uno de los fondos marinos más impresionantes de Andalucía”. Por la noche, debido a su misteriosa localización, no es difícil encontrar alguna pareja que, en busca de intimidad, da rienda suelta a su amor de vacaciones.

 

No Comments

Post a Comment