Un viaje a Budapest y más sitios…

Un viaje a Budapest y más sitios…

Esta vida no deja de sorprenderme porque es increíble (o ‘unbelievable’ como diría mi amigo Apa) la de cosas que pueden pasar en una semana.

Esta historia empezó un sábado por la mañana que llovía a cántaros mientras yo me manifestaba, junto a varios cientos de compañeros de profesión, a favor de la libertad de prensa y en contra de la precariedad que sufre el periodismo en nuestros días.

En la foto, servidora sujetándo los bártulos para que Ana C. Fuentes (a mi lado) pudiera leer el manifiesto.

Esa misma mañana, Jesús Lens, director de Comunicación en Caja Granada y amigo de la familia, presentaba su libro ‘Café-Bar Cinema’ en la librería más cañera de Salobreña (Granada),  la ‘1616’ ¡Os la recomiendo!

Aquel fue uno de esos momentos en los que me fastidia muchísimo no poder clonarme o, al menos, tener algún ‘súperpoder’ que me permita estar en dos sitios a la vez, dándolo todo pero, mis principios me obligaron a escoger el acto reivindicativo y perderme la presentación de Lens en mi villa blanca.

Cuando acabó la manifestación, fui a regar con cervezas y algunos colegas los comentarios sobre la jugada matinal y, en uno de mis viajes al baño (porque la birra no perdona) llamé a mi madre para preguntar qué tal había ido su mañana literaria y cinematográfica. Ella me puso los dientes largos y además, me contó que Jesús me había regalado un libro, que no era el suyo, y me leyó la dedicatoria por teléfono:

Para Domi, en Salobreña, en un sábado fantástico, de libros y reivindicación.

Daniel Barredo no se anda con chiquitas ni con medias tintas ¡A ver si te gusta!”

Entonces, subí al coche y, de Granada a Salobreña, tardé un pis pas.

La portada me gustó; jugaba con una foto en blanco y negro que me atrajo desde el principio y contrastaba con un rojo vivo, actual y con rollo independiente.

Como mucho por los ojos y la cosa empezaba bien.

Leí el prefacio:

¡Guau! ¿Esto qué es?

Era ‘El viaje a Budapest’ de Daniel Barredo, la novela que ganó el Premio Andalucía Joven de Narrativa en 2011. Seguí leyendo:

El coño de Rosario era tan vulgar como esa lata de anchoas en aceite de girasol que sirven en los bares de carretera. Tenía tantos pelos como la pantorrilla de un gigante y olía mal, a ostras podridas, a país sin agua.”

What?

Me sumergí en aquel libro hasta el punto de perder la conciencia y la noción del tiempo. Me lo leí de un tirón y entonces, sentí que se me había ido la cabeza.

Un tío de unos treinta años, culto y sin escrúpulos que vivía para la literatura, el sexo y el deporte. Puro morbo, del que da calambres en la parte baja del estómago. Un tío que habla en primera persona y que se llama exactamente igual que el indivíduo que firma el libro: Daniel Barredo ¡No puede ser! ¿Vive en Cenes de la Vega (Granada)? ¿Perdona? ¡Facebook!

*****

‘El viaje a Budapest’ no es un best-seller y mi círculo social no está lleno de lectores compulsivos de esos que disfrutan removiendo el tiempo con el café y comentando libros. ¡Tenía que hablar de aquello! Necesitaba sacar fuera de mí, al menos, alguna de las sensaciones que aquella novela de 156 páginas me había dejado.

Le escribí a Lens y le di las gracias. Intercambiamos impresiones y coincidimos bastante. ¡Quise más!

*****

El libro tiene dos partes. La primera es cañera a más no poder; muestra a un tipo crápula, enfadado con el mundo, un superviviente aunque también emprendedor ( a su manera, claro). Parece que no tiene conciencia pero, como él dice, cuando hay hambre, ni hay conciencia ni hay nada. Se tira a todo bicho viviente: viejas, catetas, gordas y hasta putas que se prostituyen a cambio de una tableta de chocolate, una peli mala y un viaje en taxi de vuelta a casa. Habla mal de sus amigos, los ridiculiza y les da el palo. Roba en supermercados y revende la mercancía en Internet. Chantajea, pega patadas a caniches pedantes y cuando gana, sólo comparte el motín con sus cojones. ¡Me gustaba!

Luego se va de viaje y encuentra a una hippie soñadora que le rompe los esquemas (o no) y entonces, parece que el amor adolescente le enturbia la mente aún más si cabe… (o no). Para eso hay que leerlo y que cada cual saque sus propias conclusiones. ¿Alguna vez habéis hecho un viaje apasionante, que os remueva todo lo que lleváis dentro y os deje k.o. por sólo 15€? ¡Pues eso! Ahora lo tenéis en bandeja y en cualquier librería.

*****

Lens etiquetó a Barredo en uno de mis comentarios sobre aquel libro que me había dejado loca y que aún mientras dormía, seguía apoderándose de mis pensamientos y reacciones más íntimas. Nos puso en contacto de una forma muy sutíl y yo se lo agradecí porque, aunque parezca un atentado al encanto de este tipo de situaciones, necesitaba comprobar si el autor y el personaje eran la misma persona.

Nos hicimos ‘amigos’ en Facebook y empezamos a hablar…

* Continuará …

2 Comments

Post a Comment